Monday, May 17, 2010

Terror en la sala

Mis amigos saben de la extraña fobia que tengo a las tortugas, y creo que proviene porque desconozco casi todo de este tipo de ser animal o de mineral (ni siquiera sé distinguirlo) que se pasea por mi jardín. Cuando recién llegó Darwin recibia un monton de consejos de la gente, unos trataban de calmar mi miedo con "no hacen nada" y otros lo empeoraban con comentarios del tipo "oh!!! a mi me mordio una tortuga y muerden fuerteeee!!!", pero sobre todo lo que mas me alarmó fue el siguiente comentario:
- Yo tenía una tortuga, se volteo de espaldas y yo no me di cuenta, asi que no le pude ayudar a reincorporarse y MURIO!!!!
Sificiente para mi, porque yo soy incapaz de dejar morir lo que sea, asi sea mi peor enemigo como mi peor fobia, sobre mi no puede pesar en la conciencia una muerte... asi que combinar eso de "la tortuga te mordera y te arrancara un dedo" y "tendras que voltearla porque si no se muere", era un tormento mental...
Aun asi me las ingenie para voltearla cada que la encontraba en estado penoso.
Hasta hace un par de dias.
Al salir al jardín para plantar una enredadera me topé con esta escena:

Y como mi imaginación vive unos segundos mas adelante de mi reacción, pues se echo a volar inmediatamente y formule toda esta historia:






Tienen que aceptarlo, es bastante coherente.
Cora se habria comido la cabeza de Darwin en uno de esos ataques de posesión demoniacos inexplicables cientificamente hablando.
Me remordió la conciencia a mas no poder, y lo único que podia hacer en ese momento para que la escena no se viera tan terrible era... voltear el caparazón. O al menos eso se me ocurrió.
Y cual es mi sorpresa al sostener el caparazón que veo la cara sonriente (si, sonriente) de Darwin muy dentro de su coraza?!?!... Lo que Cora estaba comiendo era probablemente un vómito de Darwin, a quien no se le ocurrió mas que permanecer escondido dentro de su casita.
ok, eso pensaba dibujarlo (y me refiero a la sonrisa de la tortuga, no al vomito), pero la verdad no pienso inmortalizar semejante burla, dejare que ustedes se lo imaginen.
Por lo pronto les deseo un bonito lunes y les dejo con la moraleja: perro y tortuga juntos, uno se finje muerto y a ti te viene el tormento... no?.. como sea. Cambio y fuera.

5 comments:

Delgado said...

JJAJAJAJAJAAJAJAAJAJAJAAJAJAJAJAJAJaakaoqiedd4398fuflv.v.fv.. . . . . . @_@

teresa.mtz said...

hohohooooo!!!

RuAn said...

En mi casa tenemos una tortuga...estuvo desaparecida como unos 18 años...luego la encontraron mis sobrinos XD cuando ve el nuevo perro de casa...corre como nunca vi correr a una tortuga XD Bicos...las tortugas no hacen daño. de echo le puse el dedo para comprobarlo y sigo teniendolo. Saúdos

José Alfredo said...

jaja llegue a pensar que era su fin jj

Daniel Rodríguez said...

Casi me meé en el suelo con la historia (es que yo soy de los que SI les gustan las tortugas).

Oye, geniales tus ilustraciones.