Monday, June 9, 2014

LA SIRENITA... a mi modo.

(Antes que nada una disculpa a Hans C. Andersen por manipular su preciosa obra literaria tan a la ligera y de forma terrorífica)
(Debo agregar que conozco la situación actual del mencionado autor... asi que las disculpas serían más bien para quienes le guardan bastante aprecio a su trabajo y memoria...)
(Entonces las disculpas son tambien para mi)

 El Rey del Mar tiene 6 hijas, entre cada una de ellas hay un año de diferencia. La más pequeña es la Sirenita.
Las niñas se maravillan con los relatos de la abuela sobre el mundo exterior, y echan a volar su imaginación pensando en cómo son los bosques, los animales, el sol y los seres humanos. La Sirenita por las noches se asoma por su ventana para ver la luz de la luna y las estrellas mezclandose en el agua, y cuando alguna nube oscura se interpone, imagina que es alguna ballena o algún barco pasando por encima.
Su padre y abuela sólo les permiten subir a la superficie al cumplir los 16 años.  Así cada año una de ellas sube y regresa emocionada contando al resto lo que ha visto. La Sirenita es la última y su impaciencia se alimenta con los relatos de sus hermanas:

  "Ví las estrellas en el cielo, y una ciudad con muchas luces, más numerosas que las estrellas. Se oían los ruidos que hacían, sonidos que nunca hemos oído antes"

La segunda hermana subió al atardecer "El sol es la cosa más hermosa que he visto jamas, todo era color dorado y rosa" intentó describir las nubes como pudo, pues nunca había visto algo semejante. Y de una parvada de cisnes, problablemente dijo que eran peces con alas.



La tercera era la más osada y nadó hasta un rio que desembocaba al mar "habia crías de humanos que podían nadar aunque no tuvieran cola... y una bestia negra me asustó cuando me acerqué para saludarles"



La cuarta hermana era bastante recatada y se mantuvo lejos de la orilla "Los delfines saltan en la superficie y el cielo es muy amplio, como una gran boveda"



La quinta hermana cumplía años en invierno asi que vió lo que las otras no: "Grandes rocas blancas flotan en la superficie, como perlas gigantes"


Por fin llega el turno a la pequeña Sirenita. Su suerte es tan mala que ocurre la peor tormenta que pueda esperarse, pero para ella, es el mejor día de su vida: el día en que descubre el mundo exterior y conoce al amor de su vida.


La suerte del Principe tampoco es mucho mejor, está celebrando su cumpleaños 16 cuando cae del barco al mar. Por fortuna la Sirenita lo salva de morir ahogado en el mar. Lo lleva hasta la orilla y lo acompaña hasta que una joven lo encuentra en la playa a la mañana siguiente.
Click para agrandar
Click para agrandar

El Principe nunca llega a ver a la Sirenita.

Ella ha quedado más inquieta que antes, le han surgido dudas nuevas: ¿los humanos viven por siempre si no se ahogan?. La abuela, que todo lo sabe del mundo exterior, le explica que tienen un tiempo de vida mucho más corto que las sirenas, aunque su alma es eterna y continua existiendo en el cielo. Cuando las sirenas, tras 300 años de vida, mueren y se vuelven espuma de mar.

 La Sirenita reflexiona para sus adentros: lo daría todo por estar con el Principe y tener un alma eterna, asi tuviera que renunciar a sus 300 años de vida.
Le hace una visita a la Bruja del Mar... a quien todos acuden a pedir ayuda, aunque pocos regresan a agradecerla. Por algo será. A ella no le importa, sólo quiere ver realizado su sueño.


La Bruja le hace un contrato muy desventajoso y se lo explica rápidamente.
"VAS A TENER PIERNAS, blablabla a cambio de tu voz...
blablabla AL TOMAR LA POCIÓN, blablabla sentir como una espada te atraviesa blabla...
BAILARAS COMO NINGUN HUMANO HA BAILADO JAMÁS!!! blablabla como si estuvieras caminando sobre espadas afiladas blablablablablabla sangrar!
blablabla conseguiras un ALMA blablabla  EL PRINCIPE TE AMA Y SE CASA CONTIGO... si no, blablabla del día siguiente en que se case con otra mujer, blablabla te convertiras en espuma de mar..." y otros detalles en letras pequeñas.
Sinceramente, siento que la Sirenita podía haber negociado un tanto los términos. Uno o dos arreglos en ese contrato podían haberle ayudado mucho en su vida posterior, pero no. Ella estaba tan estusiasmada que le bastó oir las palabras "PIERNAS" y  "PRINCIPE" para aceptar.

La Sirenita se despide a lo lejos de su familia y bebe la poción al amanecer.


El Principe la encuentra en la playa y le hace un montón de preguntas que ella no puede responder. Le falta su voz. Aún así él queda maravillado de su belleza y gracia y la lleva a su palacio.
Hermosas exclavas en ese momento estan cantando bien entonaditas. Una de ella destaca entre el resto por su bella voz y la Sirenita piensa que si aún tuviera la suya podría superarle con creces.

Acto seguido empiezan a danzar, y la Sirenita no puede evitar pensar que ese es el momento para llamar la atención del principe y pronto empieza a mover sus nuevos pies como mejor le parece:




Efectivamente, la Sirenita baila como ningún ser humano ha bailado jamás!!! el principe no puede parar de aplaudir y soltar elogios, así que ella continua bailando aunque esto le ocaione un dolor insoportable.


 El Principe se encariña pronto con ella y permite que duerma junto a la puerta de su habitación sobre un pequeño colchón! (vaya, qué gozo...)

Tambien la incorpora en sus paseos a caballo y la lleva a escalar montañas junto a él. Así conoce lo que son los bosques, los pájaros y el extenso paisaje que parece no terminar en la tierra.
Hasta que un día surge la conversación:

"Mi padre quiere que me case con una bella princesa hija de su amigo, pero eso es algo que yo no haré, no quiero, no. Ella no es como la hermosa chica que me rescató en la playa, la cual me recuerdas tu... asi que no, no lo voy a permit... eeeeeh!"


Cuando el principe ve a la princesa reconoce a quien él cree que lo salvó tras encontrarle en la playa. Despues de todo ella estaba paseando esa mañana cuando la Sirenita le había dejado en la arena. ¡Qué coincidencia!

Se enamora al instante y decide casarse con ella.

Las ideas brillantes del principe no acaban: partícipe de su inmensa felicidad la Sirenita recibe el honor de amenizar la ceremonia con sus tremendos pasos de baile.


Después de todo, ella debería estar fascinada.





No tengo ni que decirlo para ustedes pero lo diré:
Tras la boda el corazón de la Sirenita quedó roto.

Ella piensa en todas las cosas a las que renunció y todo el dolor que tuvo que sufrir, y desespera pensando en la muerte que le espera.

Justo antes del amanecer sus hermanas le traen una daga que la Bruja del Mar (tan generosa) les dio a cambio de sus cabelleras.


 Si la Sirenita asesina al principe volverá a ser una sirena, y todo será como antes... y podrá vivir sus doscientos y tantos años restantes bajo el mar con tranquilidad. Pero debe hacerlo YA!

 Toma la daga y va a la habitación donde duermen la recien pareja, pero la Sirenita se queda congelada frente a ellos: no es capaz de matarle.



Asi pues prefiere la muerte a destruir lo que más ama.

Y cuando sale el sol, se convierte en espuma y se vuelve una con el mar.


Hasta aqui es la historia. Podríamos irnos a dormir y meditar muchas veces lo que este cuento nos dejó. Quizas pensar que la Sirenita era ingenua o que era una mujer tonta. Personalmente prefiero pensar que era una chica muy feliz, que era feliz con tan tan poco, que salir a la superficie por primera vez era suficiente para rebozarle el corazón; que mientras bailaba, la sonrisa del Principe opacaba cualquier molestia; y que la noche en que durmió a su puerta era lo mejor que le había pasado jamás; y aquella vez que sus pies sangraron tanto al subir la montaña fue lo mejor que le pudo haber pasado porque junto al principe pudo ver las nubes desde arriba y el paisake infinito. Y ahí estaba su felicidad.

Pero quien es plenamente feliz no puede pensar en fechas de caducidad, no piensa en ellas, simplemente no tiene ya cupo.

Y  la fecha llegó.

Nuestro amigo Hans va más alla, algunos creen que este segundo final lo agregó porque la gente pedía a gritos algo extra para chantajear a sus niños, otros creen que lo puso porque sintió compasión por una felicidad extinta de forma tan trágica.

Asi que la Sirenita, tras convertirse en espuma de mar y sentir el calor del sol, las Hijas del Aire le dan la bienvenida: Le explican que su intento y su perseverancia por volverse un alma eterna le han vuelto una mas de ellas. Así podrá ganar un alma haciendo buenas acciones por 300 años. Por cada niño bueno que encontrase se restaría un año al tiempo, y por cada niño malo, ella lloraría, y cada lágrima significaría un mes más de espera. Entonces un día, ella llegaría a tener un alma que viviría eternamente en el Cielo.


Asi que niños, pórtense bien, la Sirenita debe ir al cielo.


Yo prefiero pensar, a modo de conclusión. Que la Bruja, no pudo obrar en ningún momento con bondad, y aprovechandose de la ingenuidad de la Sirenita, la volvió en algo mas. De tal forma que el principe se prendaría de ella y la llevaría junto a él al palacio, le acompañaría en todo, bailaria como nadie jamás, y todo ello a costa de no poder hablar... Ella sería feliz.
Se volvió en la mejor amiga del principe.






10 comments:

Nicolás Díaz said...

La ilustración de la Sirenita en la tormenta es lo más de lo más.

Leti Tellez said...

vaya con el principe tan "considerado" pobre sirenita, como siempre tus composiciones son hermosas, gran trabajo, mi parte favorita es la idea de el final, que mañosa hubiera sido esa bruja jaja

Teresa Mtz said...

La ilustración de la Sirenita en la tormenta, fue la primera que boceté porque fue la escena que primero me saltó en mente al leer el cuento :-).

Teresa Mtz said...

Gracias Leti!!! :-D , el principe deja mucho que desear en esta historia, es medio "pachoso" :-/

paco rabago said...

que bonito esta Teresa mis respetos como siempre

terra said...

Me encanto. Eres una cuentacuentos en el cyberespacio, y ademas, ilustrado! En verdad me encanto,pues se lee tan natural, y las imagenes muy propias a la autora y a la historia. Queremos mas!

terra said...

Me encanto. Eres una cuentacuentos en el cyberespacio, y ademas, ilustrado! En verdad me encanto,pues se lee tan natural, y las imagenes muy propias a la autora y a la historia. Queremos mas!

Guffo Caballero said...

No había comentado lo mucho que me gustó. Y concuerdo con Nicolás: esa ilustración es lo mejor. Saludos.

Alejandro Del Valle said...

Muy bonita interpretación. El final, de la Princesita como un perro me conmovió, y se me hizo más acertado.

Fernanda Medina said...

Siempre he admirado a la sirenita, de hecho alguien que conozco se parece a ella en su modo de ser. Cuando leí el cuento por vez primera, pensé que aunque no tuvo el amor del príncipe, encontró otra realidad y se le presentó la oportunidad de alcanzar un alma, aunque la pobre ya tenía un alma pura y valiente. Seguro que todos los que la conocieron, partiendo por el príncipe, la recordarán con mucho cariño, lo merece.
Buenas ilustraciones, me imagino el dolor en sus delicados pies y siento lástima, tal vez se opacaba con la sonrisa de su ser más querido, eso es amor, dar todo con tal de que alguien sea dichoso o dichosa. Ya ven, sabía que se iría de este mundo y no lo lastimó.