Thursday, May 6, 2010

En el parque

Ayer fui al parque, hacia un calor terrible. Cora iba todo el tiempo jadeando y solo le he dado una vuelta antes de compadecerme y meterla al corral de perros. El corral de perros es todo un espectaculo algunas veces. Si uno tiene suerte, puede entreterse viendo perros perfectamente entrenados como sacados del Circo Chino de Pekin, siguiendo al pie de la letra cada una de las ordenes que el amo pronuncia, sin error. Tambien puede uno ver a un perro loco correr y correr y uno apuesta cuando se detendra. O ver al tipico hombre que apenas entra, se olvida del perro y se pone a ligar. Otras veces llegan perros tan simpaticos que es imposible no reirse de ellos. Y si no hay nada interesante dentro del parque uno puede voltearse y ver a los "Bruce Lee's" practicar en el parque.
Pero lo que pasó ayer no pensé que pasaria, de hecho, tampoco me sorprendió mucho porque bien sabia que esas cosas pasaban en algunos lados, pero nunca me habia tocado verlo.
Llegó una chica que ya reconocia de veces anteriores, llega ella con su perro lento (que tarda mucho para ponerse a jugar y no hace mas que escudarse detras de ella) y ella incluso es un poco lenta, siempre pregunta dos o tres veces la raza de tu perro y luego termina diciendole de otra forma. Pero es simpatica y social. Estabamos ahi las dos con nuestros perros sacudiendose en la tierra y babeandose cuando llega una señora emperifollada con su perro emperifollado. Luego de que mi compañera le preguntara 2 veces que raza de perro era, se desarrolló la siguiente conversación:

Chica lenta: pero que lindo!! que arreglado viene, con su trajecito y todo, el schanuzer
Señora emperifollada: poodle... si, es que viene a una fiesta.
Chica lenta: una fiesta? como? viene de una fiesta?
Señora emperifollada: no, la fiesta va a ser aquí, es que cumple años uno de los perritos.
Oh por dios... ! eso se iba a llenar de señoras emperifolladas y de perros enfundados en trajes humanos de "mirame y no me toques". Para cuando vi venir un grupito de señoras con quequitos y mesas no quize quedarme mas y tomé a mi perra y salí de ahi huyendo. Ahora me pregunto, los quequitos eran para los perros?

6 comments:

Delgado said...

emperi follada?? :/

teresa.mtz said...

Excelente comentario, sin duda el mas culto y nutrido comentario que una puede obtener en su blog. Lo imprimire y lo enmarcare y luego lo pondre en el vestibulo para recordarme todos los dias lo excelso de este momento.

Nicolás Díaz said...

En un descuido y sí eran para los perros los quequitos. Contra todo pronóstico gustan de los dulces. He visto a una dóberman comer Duvalín y pedir más.

Josh! said...

Oooh deberias narrar mas tu vida... tienes buen toque pa las anécdotas.

teresa.mtz said...

Nicolas: jajajajaj, Cora come hasta lechuga y zanahoria, se prepara sus ensaladas con la comida de mi tortuga :S
Josh: gracias! lo voy a intentar ;)

aledí said...

Holaaaa, me acabo de topar con tu bolg y me ha encantado, me gustan tus ilustraciones y tus anecdotas son muy divertidas.
Saludos desde la riviera maya!